De vacaciones

Verdades y mitos en torno a la crema solar

Quien tenga previsto irse de vacaciones a Hawái, deberá fijarse en la letra pequeña del envase de crema solar. Dicho territorio prohíbe a partir del 1 de enero de 2021 protectores solares que contengan octinoxato y oxibenzona, dado que dañan los ecosistemas marinos.

Pero el FRESH sunscreen de RINGANA seguirá
estando permitido bajo el sol hawaiano.

Cada año, 14.000 toneladas de crema solar van a parar a nuestros mares. A sus habitantes, no les sienta nada bien. Solo Hawái tiene unos nueve millones de turistas cada año. Si todos ellos se sumergen bien untados con protector solar, dejan su huella en la vida marina y sus ecosistemas.

Por este motivo, Hawái ha decidido prohibir los productos de protección solar que contengan octinoxato y oxibenzona. Dicha prohibición entrará en vigor el 1 de enero de 2021. Entre otras cosas, la ley dice: “La oxibenzona y el octinoxato causan mortalidad en los corales… Los productos químicos también provocan deformaciones en el desarrollo embrionario de peces, erizos de mar, corales y gambas, así como modificaciones neurológicas del comportamiento en peces, que amenazan la continuidad de la población piscícola…”

(Fuente:  https://legiscan.com/HI/text/SB2571/id/1788969)

 

Crema solar natural:
mitos

 

“SÍ, PERO NO ES TAN RESISTENTE AL AGUA.”

La centellante película oleosa que se forma en el agua del mar y las piscinas hace visible para todo el mundo el equívoco de la resistencia al agua de las cremas solares convencionales. Gracias a la innovadora emulsión de agua en aceite del RINGANA FRESH sunscreen, esta crema solar ofrece una resistencia al agua extraordinaria. Su fórmula hace que el agua quede envuelta por gotitas de aceite y resbale. De este modo, la crema solar se queda en el lugar que le corresponde: en la piel.

“SÍ, PERO NO ES REALMENTE EFICAZ.”

Los pigmentos minerales, como el dióxido de titanio y el óxido de zinc, permanecen en la superficie cutánea y reflecten la luz como si fueran pequeños espejos. De este modo, protegen de quemaduras y rayos UVA y UVB, además de ser de efecto inmediato. Con su factor 20, el FRESH sunscreen filtra un 95% de los rayos ultravioletas. Con factor 50, aumentaría en solo tres puntos, es decir al 98%. Un beneficio reducido comparado con el mayor uso de filtros que ello exigiría.

“SÍ, PERO NO SE PUEDE APLICAR TAN BIEN.”

Actualmente, los productos naturales con filtros puramente minerales no tienen nada que envidiar a los productos convencionales. Además, las cremas solares de base natural cuidan gracias a sus ingredientes especiales. Así, por ejemplo, el aceite de Crambe abyssinica del FRESH sunscreen de RINGANA facilita una aplicación cómoda, mientras que los aceites vegetales y los ingredientes antioxidantes cuidan la piel.

“SÍ, PERO FORMA GRUMOS.”

El “efecto grumos” ha pasado prácticamente a la historia. Las nuevas fórmulas de emulsiones permiten una aplicación sencilla y no crean tantos grumos.

“TODO ESO SON CUENTOS CHINOS.”

También en el Báltico se han detectado filtros ultravioletas sintéticos procedentes de cremas solares. Algunos actúan en el organismo como si fueran hormonas, mientras que otros se depositan en el medio ambiente y los organismos. Los efectos a largo plazo todavía no son previsibles. Incluso ya se han detectado filtros UV sintéticos en la leche materna.

“SI NO ES MÁS QUE UN GAG PUBLICITARIO DE HAWÁI.”

Es obvio que los filtros solares sintéticos no son los únicos responsables de la extinción de especies y la contaminación marina. Pero todo apunta a que tienen su peso. Algunas zonas de Méjico también los han prohibido.

 

 

 

 

al resumen
al resumen

Nach Oben

Suscribirse al boletín de noticias

Al darme de alta, declaro mi conformidad con las CGCs, la política de privacidad y la política de cookies y publicidad en internet.

Cancelar boletín