Feature Image

Good to know

El cambio a una alimentación rica en fibras requiere tiempo y no se completa de la noche a la mañana. Para una tolerabilidad óptima se recomienda un uso regular a lo largo de varias semanas y un aporte suficiente de líquido, de modo a acostumbrar el cuerpo paulatinamente a las fibras saludables. Durante la fase de adaptación, recomendamos consumir medio sobre, incrementando la cantidad progresivamente hasta alcanzar la dosis diaria definitiva. Las fibras solo despliegan su efecto positivo si se toma un mínimo de 2 litros de agua distribuidos a lo largo del día.

Suscribirse al boletín de noticias

Al darme de alta, declaro mi conformidad con las CGCs, la política de privacidad y la política de cookies y publicidad en internet.

Cancelar boletín